Menu

Lo llaman “el niño milagro”: Trenton McKinley, el adolescente de 13 años cuyo caso

ha impactado a EE.UU.Resultó con múltiples fracturas luego de sufrir un tonto accidente. Dejó de respirar cuatro veces y su pronóstico no era para nada alentador. Sin embargo, algo inesperado ocurrió y hoy Trenton está proceso de recuperación

Trenton McKinley era un niño completamente normal de 13 años, hasta que en marzo pasado sufrió un accidente mientras jugaba con sus amigos. El adolescente iba a bordo de un carro de arrastre que era tirado por un buggy. En una mala maniobra, el carro se dio vuelta y la cabeza de Trenton golpeó con mucha fuerza el concreto. Rápidamente fue trasladado al hospital, donde los médicos determinaron que tenía múltiples fracturas en su cráneo. El niño dejó de respirar cuatro veces, una de ellas durante 15 minutos, por lo que el pronóstico no era para nada bueno. De hecho, los especialistas les dijeron a sus padres que si lograba sobrevivir, en el mejor de los casos quedaría en estado vegetal. Según informó FOX 10, Trenton pasó toda la siguiente semana conectado a máquinas y apenas respirando por sí solo. Los médicos se acercaron a sus padres para prepararlos para lo peor y para hacerles una especial petición: que donaran los órganos de su hijo. “Cinco niños necesitaban órganos y eran compatibles con él (…) Era injusto seguir insistiendo en que volviera, porque eso significaba que sus órganos continuaban deteriorándose”, contó Jennifer Reindl, la madre de Trenton. Sus padres accedieron, pero algo inesperado sucedió: el 29 de marzo, justo el día antes en que el adolescente iba a ser desconectado de las máquinas que lo mantenían con vida, comenzó a mostrar signos de conciencia. De ahí en adelante, su recuperación solo ha avanzado. “Es un milagro”, dijo su madre Jennifer al USA Today, asegurando que detrás de la “vuelta a la vida” de su hijo está la mano de Dios. Por su parte, Trenton señaló que estuvo en el cielo antes de regresar a la Tierra. “Estaba en un campo abierto caminando derecho (…) No hay otra explicación que Dios. No hay otra forma. Incluso los doctores lo dicen”, afirmó. A este “niño milagro”, como ha sido apodado, todavía le falta mucho camino por recorrer, y de hecho hay una parte de su cráneo que permanece congelada en el hospital y que en el futuro le debe ser reimplantada. Sin embargo, él bromea con eso. “Yo digo que puedo girar la cabeza hacia el lado y poner salsa, y comer papas fritas y untarlas ahí. ¡No tendría que lavar más platos!”, dice sobre la abolladura que tiene en la cabeza.

Comments

comments

Síguenos en Facebook

Te Recomendamos

Cloud Server- Web Hosting-SEO-Marketing digital




Usuarios En Linea